¡Nos vamos de aventura con la familia!

¿Quién dijo que tener una familia significa renunciar a la aventura? ¡Porque nosotros desde luego que no! Desde el momento que decidimos tener hijos nos prometimos que no íbamos a renunciar a nada. Compaginar nuestras aficiones es perfectamente compatible con nuestra familia y lo que hacemos simplemente es llevarnos a los niños con nosotros.

Por ejemplo, este verano hemos contratado un tour a través de  viajes sildavia con el que recorremos gran parte de Tailandia con nuestros hijos. Lo mejor es que es un viaje especialmente diseñado para familias, de esta manera nos aseguramos de que nuestros pequeños no se aburran ni un solo instante. ¡Van a subir hasta en elefante, así que imaginaros!

Y a ellos les encanta. Irse de viaje con nosotros a un sitio exótico les gusta mil veces más que pasarse el verano en la playa con los abuelos porque viven aventuras únicas y claro está después pueden presumir de ellas en el cole.

La verdad es que yo no me imagino unas vacaciones mejores que poder volar al otro lado del mundo en compañía de mi familia, las personas a las que más quiero en este mundo, para vivir nuevas emociones.